viernes, 19 de agosto de 2011

"Me has destrozado la laringe, me has dejado sin las minimas palabras, el silencio en la alcoba, en mi celular, en mis pensamientos, como olvidarte si te pienso a cada instante? como seguir los dias sin los voz para decirte que te odio."

"No quiero pensar en estas lagrimas ante tanta tristeza."

"Hoy mis dientes no han visto la luz del día, han estados ocultos en mis labios, en las palabras que no pude decirle ayer."

"Anoche tuve un sueño, uno de esos que parecen reales, uno de esos que son como repetición de alguna vida pasada, esos que te hacen levantar cansados, como si todo hubiese sido verdad,  el cielo estaba llenos de tus ojos, y me mirabas mientras yo escondía mis penas y angustias, mientras mis inseguridades me acercaban mas a ti, allí estaba yo, no se si tenia piernas o brazos, pero no podía moverme estaba allí, lleno de humo y de una florecitas moradas, tu espabilabas y el mundo se detenía, los cielos, la noche y los días, todo se resumía a tus sueños, y allí estaba yo, vigilando tus pupilas, y allí estaba todo, siendo del color que tu iris quisiera."


"Los viernes son los días dorados, la atmosfera huele a fiestas y fuego, a los días sin colores y a las noches llena de gritos de felicidad, de una extraña sensación de risa; creo que te conozco desde que naci, he vivido cerca a tu casa por siempre, eres tan cotidiana como las mañanas calientes, como las ganas de seguir durmiendo, como buscar excusas para no hacer nada, eso eras para mi."


"Cuando aun respiraba, caminaba bajo la lluvia, creo que nunca me mojé, tal vez la velocidad de mi cuerpo era la exacta para caminar entre gota y gota."


“Ojala y nunca me recuerdes, ojala nunca tengas tal necesidad, ojala nunca quieras recordar mis palabras, la mitad de ellas o al menos dos de ellas, ojala y mi presencia te sea de total desagrado, ojala y tengas al menos un recuerdo malo de mi y justifiques mi ausencia con ese recuerdo, ojala y encuentres alguien que sea como tu, que mienta igual y que pisotee tus sentimientos con el mismo gozo y soberbia, ojala me olvides rápido, ojala no tengas la necesidad de escuchar mi voz o mi llanto, porque para ti, se quedo sin el mínimo sonido, ojala y mis besos hallan sido desagradables, ojala y no tengas la necesidad de verme y pedirme perdón, porque para ti no estaré, para ti ha muerto, así como tu has muerto para mi, para mis días, para mis noches, has muerto y así seguirás, así que no intentes buscarme porque el amor que un día sentí por ti , murió con cada una de estas lagrimas, sueños, nubes de ayer, esos besos que te di, todo lo que tengo de ti ha muerto.”


"El calor era insoportable y las noches frías, como las palabras de Ella retumbando en mis tímpanos, eran como lagrimas de miel, como palabras cortantes en una garganta delicada" 

"Ese día morí, pero volví a nacer, creo que fue lo menos egoísta que eh hecho en mi vida, yo sabia que la amaba y por eso nunca debí vivir con ella, las cosas del amor nunca salen bien, si amas a alguien aléjalo de ti, es muy probable que le hagas daño, nunca debí decirle cuanto la amaba solo verla lo mas cerquita y amarla en secreto, hubiese sido una historia perfecta de amor"

Por: Hernando Beltran. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario